La inmigración en Huelva

IMG 20170102 132237Desde hace muchos años oímos hablar sobre el término inmigración. La llegada de inmigrantes a nuestro país es noticia diaria en la prensa, en los medios de comunicación...

¿Qué significa entonces el concepto inmigración? Es aquella situación mediante la cual un número de personas se trasladan de su lugar de origen a  otro en busca de mejores condiciones de vida.

En nuestro país, la inmigración comienza a darse a mediados/finales de los años 90, ya que el nivel económico de la sociedad española era elevado. Los primeros inmigrantes en llegar eran del Magreb y se dedicaban sobre todo a la venta ambulante de alfombras, relojes, etc. Con el paso del tiempo, ellos fueron trayendo para España a sus familias y crearon sus propios comercios.

Al principio, aquellos inmigrantes que tenían cierta formación podían encontrar trabajo fácilmente en un puesto donde pudiera desarrollar una actividad relacionada con sus cualidades, los fontaneros, en el cemento, etc. Con la crisis esos puestos fueron reduciéndose, por lo que tuvieron que empezar a trabajar en el campo como temporeros.

Posteriormente llegaron los Chinos que se hicieron con las tiendas de artículos variados y los restaurantes, aunque la población china que hoy en día hay en nuestro país es mínima. La razón por la cual en muchas ocasiones pensamos que dicha inmigración es más elevada es porque sus trabajos al ser mayoritariamente de cara al público, somos más conscientes de su existencia.

Uno de los mayores focos de inmigrantes que recibe España son los temporeros, aquellos inmigrantes principalmente africanos que vienen a trabajar en los cultivos, se desplazan durante todo el año por toda la península según la época de explotación agrícola.

Pero no es solo este el tipo de inmigración que llega a España, también llegan inmigrantes principalmente mujeres de Latinoamérica, en busca también de mandar un apoyo económico a su país.

Estos se  encuentran con numerosas trabas;  una de ellas es la  dificultad que tienen para salir de su país, ya que hay muchas mafias que se lucran de la necesidades de estas personas. Los inmigrantes no son la clase pobre de los países de origen, sino la clase media que busca un futuro mejor, tanto para ellos como para su familia. La mayoría de inmigrantes que llegan a España no lo hacen por las ya conocidas vías de pateras o pasar la reja, sino que lo hacen con un billete de avión.

El idioma, esto les dificulta la comunicación provocando que les sea más difícil realizar cualquier tipo de trámite administrativo.

Estos trámites ya tienen cierta dificultad añadida pues los inmigrantes deben pasar  años  en España trabajando sin papeles, pero empadronados  para poder optar a la obtención de la nacionalidad española. El problema llega cuando los ayuntamientos, a pesar de estar obligados por ley, deciden no empadronar a estas personas en su localidad, esto provoca problemas a la hora de sus contrataciones y por supuesto para obtener la nacionalidad para la cual también es necesario que obtengan un certificado que acredite que están cursando o han cursado un curso para aprender castellano.

Huelva es una de las provincias donde llega un gran número de inmigrantes. El perfil de inmigrante que llega es muy variado, ha ido cambiando a lo largo de estos últimos años. En principio solo llegaban hombres pero cada vez más son las mujeres que acompañan a sus maridos.

La población marroquí es la más numerosa y se lleva manteniendo desde hace muchos años.Cada vez son más las mujeres que vienen para sacar a sus hijos adelante en cuanto a temas de estudios y sanidad.

Cabe destacar que cada vez son más las personas que llegan de Venezuela debido a la situación que tienen en su país.

En la actualidad son menos los inmigrantes que proceden de Rumanía, esto se debe a las mejora de las condiciones de vida en su país.

Así mismo, podemos ver a personas procedentes de Mali y Polonia esto, carecen de todo lo necesario.

Los principales problemas que encuentran estas personas al llegar a la provincia de Huelva, se remontan a la década de los 90 con la llegada de los primeros trabajadores extranjeros,asentando hasta el día de hoy. Los asentamientos con mayor influencia los podemos encontrar en las localidades de Palos de la Frontera, Moguer, Lepe, Mazagon, Cartaya, Lucena del Puerto y Bonares.

Cuando empezaron a llegar los primeros inmigrantes, no supusieron un problema para la población onubense, ya que en aquellos entonces se encontraban trabajos con mejores condiciones y menos precariedad de forma más sencilla. Sin embargo, desde hace diez años, es cuando han comenzado a existir problemas entre los propios inmigrantes y los onubenses. Debido a que la tasa de desempleo ha crecido por la crisis, estos empiezan a quedarse sin trabajo y la mayoría rechazan la oferta de trabajar en el campo, entonces es por ello que hay un gran número de inmigrantes que ocupan estos puestos de trabajos ya que la población onubense no se conforma con el sueldo que ganan en el campo.

Según el Instituto Nacional de Estadística, encontramos que en 2015 hubo un total de 3971 de población extranjera en Huelva.  Esto hizo que el 6 de mayo de 2016, los directivos de la Junta de Andalucía se reunieron para resolver los problemas acerca de las chabolas en los asentamientos en medio de los campos. El objetivo que proponen es intentar que la sociedad no crezca con asimetría y sí con igualdad de oportunidades. Para ello la solución que aportan es crear la costumbre de que estas personas asuman un coste de la vivienda o alojamiento para no estar en medio del campo.

En la provincia de huelva hay asociaciones que están dando una serie de ayudas a los inmigrantes, como es el caso de Cruz Roja (ofrece clases de enseñanza del castellano, pisos de acogida, Cáritas (lleva bolsas de alimentos a los asentamientos, además de proporcionar información a temporeros sobre las campañas)  Huelva Acoge, esta asociación proporciona: programas de orientación, programa sociolaboral, programa de intervención social, programa jurídico, programa temporeros, programa de educación y  programa de sensibilización y formación.

También acuden a los trabajadores, estos deben  tener especial atención: con las diferentes culturas, religiones, idiomas, tradiciones, valores... no imponerlos un modelo de vida sino que ello decidan su modelo, un trabajador social debe siempre de respetar la diferencias .

Tres son los  elementos que se dan en la relación de ayuda con lo inmigrantes: la cultura de cada uno, la interacción entre el trabajador social y el inmigrante y las diferencias de status social-económico.

En cuanto a las funciones que tiene hacer el trabajador social: deberá crear una autonomía personal al inmigrante y el dominio de la vida cotidiana, prevenir las situaciones de crisis por la pérdida de referencias culturales, sociales, lingüísticas y económicas.. Para ello, deben establecer un contacto periódico y realizar un proyecto personal con el inmigrante .

En conclusión, el recorrido que tienen que hacer las personas inmigrantes para llegar a un país en el que esperan tener mejores condiciones de vida y un puesto de trabajo es realmente duro, en la mayoría de los caso es un proceso largo en el tiempo, ya que tienen que buscarse los medios para costearse “el viaje de sus vidas”. Cuando llegan a España o a alguna de sus provincias como puede ser el caso de Huelva, acuden a organizaciones para pedir consejo, orientación, información o medición para que le ayuden a resolver sus problemas y le asesoren a la hora de emprender una nueva vida lejos de sus familiares. Cabe destacar la labor que tiene el trabajador social, ya que acompaña y fomenta el bienestar del  inmigrante en el largo camino que aún le queda por recorrer.

Autores: 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar